CIE EXORDIO CERO MAYA LIBRO LIBRE HUATAPERA PROFESOR ESCRITOR
                          












 



 


     

 

 

 

 

 










.

Apéndice: Tesis – hipótesis

Fragmento del texto de José Manuel San Baldomero Ucar, titulado “signo-símbolo-tesis-hipótesis” ENCICLONET, www3.enciclonet.com, (2000)

URL: http://presencias.net/indpdm.html?http://presencias.net/educar/ht1040m.html

 

Tesis
{f.} | thesis, dissertation, theme (Del lat. thesis); sust. f. [Nota: el plural es igualmente "tesis"].
1. Proposición que una persona sostiene por medio de razonamientos: todas las tesis que expuso en la conferencia sobre la comunicación no verbal en los simios, fueron acreditadas por datos empíricos.

2. Opinión de alguien sobre algo: nunca llegaremos a un acuerdo ya que sostenemos tesis muy distintas.

3. Disertación escrita de investigación que se presenta ante un tribunal universitario para la obtención del título de doctor: se doctoró en Psicología con una tesis sobre el autismo.

4. [Música] Golpe en el movimiento de la mano con que se marca alternativamente el compás.

 

Sinónimos

Razonamiento, argumento, proposición, exposición, testimonio, juicio, opinión, teoría, consideración, noción, suposición, interpretación, memoria, estudio, escrito.

 

Tesis -desde la filosofía-

El término "tesis" proviene del verbo griego tiqhmi, que significa "poner", por lo que el vocablo podría traducirse como "acción de poner". Aunque en principio podría ser cualquier cosa lo que se pusiera, en sentido más específico se usaba para significar la acción de "poner" una doctrina, principio o proposición. De esta forma se comprende la habitual traducción actual de "afirmación".

 

En sentido todavía más específico, Aristóteles concibió la tesis como un principio inmediato del silogismo que sirve de base para la demostración. Se encuentra en el mismo nivel que el axioma, aunque difiere de éste en que la tesis no es un principio evidente e indemostrable, ni tampoco es indispensable para aprender algo, mientras que el axioma sí que lo es. También opina el filósofo griego que toda tesis es un problema, aunque no todo problema es una tesis. Y, por último, clasifica las tesis en dos clases principales: definiciones como aclaraciones semánticas de un término y definiciones como posiciones de la existencia de una realidad, caso este último en que las tesis han de llamarse con más propiedad "hipótesis".

 

Quintiliano contrapuso al sentido lógico que Aristóteles había dado al término "tesis" un sentido retórico, con el cual quería hacer hincapié en la fuerza de persuasión de ciertas afirmaciones. Ya en la modernidad, Kant, Fichte y algunas concepciones dialécticas  usaron el término "tesis" en un sentido técnico (véase, por ejemplo, antinomia en Kant). A este respecto, la tesis es uno de los momentos fundamentales del método dialéctico propuesto por Hegel, que se basa en la estructura triádica tesis-antítesis-síntesis.

 

Hipótesis

{f.} | hypothesis, supposition, guess. 2 [Filosofía] logical proposition. 3 [Lingüística] protasis, the clause expressing the condition in a conditional sentence (Del lat. hypothesis, y éste del gr. ÛpÕqesij); sust. f. [Nota: El plural es hipótesis.]

1. Idea o suposición no demostrada a partir de la cual se pretende deducir una determinada consecuencia: tus hipótesis son muy atractivas, pero carecen de una base sólida.

2. [Filosofía] Según la lógica tradicional, proposición particular incluida en la tesis.

3. [Filosofía] Según la lógica moderna, fórmula de carácter transitorio que encabeza una deducción.

4. [Lingüística] Prótasis o cláusula subordinada dentro de una oración condicional.

 

Modismos

 

Hipótesis alternativa. [Estadística] La opuesta a la nula.

Hipótesis de trabajo. Suposición que sirve de guía en una investigación científica.

Hipótesis nula. [Estadística] La que se hace sobre la población de la que se ha extraído la muestra o sobre la probabilidad que se considera que la representa.

 

Sinónimos

Suposición, supuesto, conjetura, presunción, idea, teoría, creencia, barrunto, proposición, cláusula, prótasis.

 

Antónimos

Realidad, verdad, efectividad, seguridad, apódosis.

Hipótesis -desde la filosofía-

Atendiendo a su origen etimológico, el vocablo "hipótesis" procede de los griegos qesiV ("tesis", "algo puesto") y upo ("debajo"), con lo cual podría traducirse como "algo puesto debajo", "lo que se pone debajo". Hablando de enunciados, la hipótesis sería un enunciado que constituye el fundamento de otros.

 

Las cuestiones que más preocupan actualmente con respecto a las hipótesis son las que hacen referencia a su posible verificación o contrastación, a su posible clasificación y a la naturaleza del llamado "razonamiento hipotético". En su forma más simple, una hipótesis es un enunciado que se expresa mediante un condicional, acompañado de uno o varios enunciados que certifican si la consecuencia del condicional es o no verdadera, junto con una conclusión. Cuando se prueba que la consecuencia del condicional no es verdadera, entonces queda probado que el antecedente no es verdadero, con lo que hay que descartar la hipótesis; sí por el contrario, se prueba que el consecuente es verdadero, ello no es motivo suficiente para admitir la validez del antecedente (ya que las leyes de la lógica lo impiden), aunque la sucesiva confirmación de la verdad del consecuente puede llevar a la progresiva aceptación del antecedente desde un punto de vista intuitivo. Así, el fundamento más importante de aceptación de una hipótesis es, según muchos, su capacidad de predecir; aunque otros opinan que tal predictibilidad no es tan importante como la confirmación. Vistos los problemas lógicos que plantea tal confirmación, cabría preguntarse qué entienden los autores que así piensan por "confirmación". La respuesta es que "confirmación" puede entenderse de dos posibles modos: en primer lugar, una hipótesis se confirma mas cuantos más ejemplos tiene; en segundo lugar, una hipótesis se ve confirmada cuando existen varios ejemplos que la apoyan en varias condiciones de cambio de las correspondientes variables.

Pero, al margen de este significado general, lo cierto es que pueden encontrarse diferencias de matices en los usos que del término han hecho diversos autores a lo largo de la historia. Uno de los primeros autores en utilizar este término fue Platón, para quien una hipótesis es un supuesto del que pueden extraerse diversas consecuencias, como por ejemplo los supuestos que utilizan los matemáticos y geómetras. En este sentido, una hipótesis se distingue de un axioma en que este último es admitido como si se tratase de una verdad evidente, mientras que la hipótesis es más bien un postulado cuya verdad ha de probarse posteriormente.

 

Aristóteles consideró el término "hipótesis" en dos sentidos principales; como un posible sinónimo de "principio" (así, por ejemplo, cuando habla de los "principios de la demostración"), y como una afirmación de la cual es posible deducir determinadas consecuencias. Además, este filósofo distinguió no sólo entre hipótesis y axioma, sino también entre hipótesis y postulado.

 

Sin embargo, a pesar de estas menciones tempranas, lo cierto es que los autores antiguos y medievales no se preocuparon demasiado de dilucidar el significado de la hipótesis, y fue necesario esperar hasta la época moderna para que empezaran a abundar los análisis y reflexiones acerca de la naturaleza de este tipo de enunciados y, sobre todo, acerca de su posible justificación. Tal resurgir del interés por las hipótesis se vio motivado por el nacimiento de la física moderna, en el seno de la cual las hipótesis desempeñaban un papel fundamental. En este contexto, uno de los autores que más se ocupó de las hipótesis fue Newton, aunque, paradójicamente, parecía no tenerlas en muy buena estima. En efecto, en varios pasajes de su obra subraya que él no hace hipótesis (Hypotheses non fingo), y manifiesta entender por "hipótesis" todo aquello que no se deduce estrictamente de los fenómenos, lo cual no tiene ningún sentido en el ámbito de lo que él llama "filosofía experimental". De cualquier forma, el sentido que el término "hipótesis" tiene en la obra de Newton ha sido objeto de diversas controversias por parte de los comentaristas, ya que algunos subrayan que, a pesar de su rechazo a "hacer hipótesis", lo cierto es que Newton las utilizó en algunos casos, como por ejemplo cuando propuso una causa de la naturaleza de la luz. Sea como fuere, reminiscencias de los planteamientos de Newton pueden encontrarse posteriormente en autores como Kant.

 

Kant elaboró toda una teoría sobre la noción de hipótesis en su "Doctrina del Método", incluida en la Crítica de la Razón Pura. Allí afirma que las hipótesis no deben ser asunto de mera opinión, sino que han de fundarse en la "posibilidad del objeto". En este último caso las hipótesis son legítimas; no así en el caso de las llamadas "hipótesis trascendentales", que son simplemente una actividad de la "razón perezosa", que emplea una idea determinada sin darle una correspondiente explicación.

 

Los autores positivistas, particularmente Auguste Comte, rechazaron la legitimidad de la utilización de hipótesis al identificarlas con la pretensión injustificada de formular enunciados que se refieran a causas, ya que para tales autores todo juicio relativo a las causas es hipotético, y las causas no pueden nunca descubrirse. Fraguar hipótesis es, según Comte, propio del pensamiento teológico y metafísico, pero no de un pensamiento positivo, que en lugar de buscar el "porqué", se limita a conocer el "cómo", lo único que puede conocerse. A pesar de que otros positivistas defendieron posiciones menos radicales que la de Comte, lo cierto es que la mayoría de ellos rechazaron las hipótesis cuando éstas se presentaban bajo la forma de especulaciones, pero las admitieron cuando se expresaban en forma de proposiciones condicionales y, en principio, verificables.

 

En otro sentido, autores también positivistas como Ernst Mach, entre otros, han utilizado la expresión "hipótesis de trabajo", en el sentido de "explicación provisional" de un determinado fenómeno. La función de tales hipótesis sería comprender mejor los fenómenos de los que trata, sin necesidad de verse confirmada o refutada por los fenómenos, caso en el que dejaría de ser una hipótesis.

 

En oposición a los autores que manifiestan su rechazo a la utilización de hipótesis, han existido también otros que consideran que las hipótesis científicas no sólo están justificadas, sino que son indispensables. Entre éstos pueden mencionarse a Whewell o Meyerson.

 

En cuanto a la posible clasificación de las hipótesis, se han propuesto distintas posibilidades. Hugues Leblanc, por ejemplo, propone la diferenciación entre "hipótesis amplificadoras", que constituyen la conclusión de cualquier inferencia inductiva permisible con un enunciado de observación como premisa; e "hipótesis explicativas", que constituyen la premisa de alguna inferencia permisible con un enunciado de observación o una hipótesis como conclusión. El primer tipo de hipótesis se refieren a predicciones o retrodicciones de hechos y permiten ampliar nuestro conocimiento; las segundas, por el contrario, permiten conocer por qué determinado enunciado verdadero es tal, y permiten profundizar nuestro conocimiento.