CIE EXORDIO CERO MAYA LIBRO LIBRE HUATAPERA PROFESOR ESCRITOR
                          












 



 


     

 

 

 

 

 










.

 

Procesos intelectuales y su base biológica

Autor: Eduardo Ochoa Hernández

Editor: Coordinación de Innovación Educativa
Facultad de Químico Farmacobiología
Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo
5 de Octubre de 2009, Morelia, Michoacán. MX
Registro: BASECRI-A

Documento de apoyo para el Seminario Taller: Profesor Escritor.

 

Los procesos intelectuales son el resultado de la sociedad; son tradición intelectual de las escuelas del conocimiento, motivada por la necesidad de sobrevivir, la verdad, la justicia, la estética, la ética y la experiencia creativa en la objetividad por consenso. En seguida, exponemos un modesto panorama del discurso moderno en materia de procesos intelectuales y sus relaciones con el contenido escolar.

Problemática en el contexto de los contenidos escolares

El investigador Josse Goodman, nos advierte que el propósito del debate en materia del sentido qué juegan los contenidos escolares, es superar la base racional subyacente que en muchos de esos materiales dejan al profesor en el papel de simple ejecutor de procedimientos de contenido predeterminado e instruccional.[1]

De acuerdo con Noam Chomsky, para el siglo XXI es conveniente superar el enfoque que organiza la vida escolar en torno a expertos en currículo, en instrucción  y en evaluación, a los cuales se asigna de hecho la tarea de pensar, mientras que los profesores se ven reducidos a la categoría de  simples ejecutores de esos pensamientos[2], es decir, se da en el aula la instrumentalización del hombre, la confusión entre información y conocimiento.

Los críticos del currículo, sostienen que el modelo dominante hace de la teoría cantidad de contenido, o bien la ignoran por completo, o bien instrumentalizada tendenciosamente para simular que es la base racional para criticar los “hechos” y posturas hipotéticas, aparece  privada de la discusión de premisas, historia y axiomas.[3] Esta visión del conocimiento suele ir acompañada de relaciones sociales en el aula  determinadas al leer de arriba abajo y que dan lugar a comunicados, más que a comunicación, como consecuencia de elegir mal el mensurando del aprendizaje, es consecuencia de asumir el supuesto de agotar un objeto de estudio constreñido al tiempo y no a una meta de comprensión. 

Competencias en la elaboración de contenidos

De acuerdo con Charles Morris[4] el funcional complejo de las ciencias físicas, biológicas, sociales y matemáticas son simplemente los signos; el estudio de la estructura formal de los signos, sus relaciones con la realidad física y el mundo de las ideas de Platón y sus usuarios culturales. Esfuerzo que  implica, el estudio científico del lenguaje y en particular del animal simbólico homosapiens.

·         Gestión documental: búsqueda, selección, organización y análisis (ideológica, histórica, tecnológica, estética, hipotética, moral y demás dimensiones  valorativas biológicas, cognitivas y epistemológicas).

  • ·         Comprender lo que se lee en términos especializados.[5]

  • ·         Expresar un pensamiento complejo en un protocolo documental.[6]

  • ·         La persuasión argumentativa escrita.

  • ·         Las plataformas informáticas de navegación Web y recursos Multimedia.

 El aprendizaje desde la biología

Hoy más que nunca la revolución de las ciencias cognitivas y neuronales, nos apoyan a elegir cuales son las mejores prácticas docentes, coherentes con el humanismo proyectado por los recientes hallazgos científicos en la materia. La lectura, la escritura, las emociones y la complejidad, tienen referentes genéticos, bioquímicos y de sinapsis importantes a considerar en el aprendizaje de los estudiantes, baste con citar los más relevantes:

a.       Reserva cognitiva

La lectura y la escritura de mayor complejidad amplían la reserva cognitiva y con ello disminuyen la probabilidad de enfermedades neurodegenerativas[7].

b.      Complejidad conceptual

La palabra complejidad a menudo sirve como una excusa para la pereza intelectual frente de un sistema que nosotros no entendemos ni dominamos. El filosofo Rene Thom lleva más allá la discusión, aporta una idea valiosa en el esfuerzo por evaluar la complejidad de un sistema conceptual. Una es esencialmente analítica: la idea es disociar el sistema en los componentes elementales, aquí la cultura y sus moléculas constitutivas: “las palabras”, qué cuando canónicamente se recombinan, permitirá la reconstrucción del sistema de creencias a manera de redes semánticas. Entonces, la longitud de elementos conceptuales necesarios para tal reconstrucción, es una medida de la complejidad del objeto. La dificultad comienza en los casos en que los términos compuestos o sintagmas permiten que haya variación en el orden de los elementos que los componen, es decir, en las unidades que, aún siendo transmisoras de un sólo concepto, varían sustancialmente en cuanto a la composición y orden de los elementos que las componen.

La norma ISO 1087:1990. Vocabulary of terminology, define la frase terminológica como[8]:

“una frase es por lo menos dos elementos “términos” que se unen sintácticamente y así forman una pronunciación con volumen sujeto-campo-contenido especifico; la coherencia interior de los elementos es basado en su combinación conceptual”.

Hemos agrupado algunas teorías cognitivas para tener un panorama general al significado, la concepción del mundo: Combinación Conceptual (Turner y Fauconnier, Feldman)[9],[10],[11],[12],[13]; Teoría Espacial Mental (Sweetser y Fauconnier)[14],[15],[16],[17]; Teoría de la Metáfora; Dominios Semánticos (Per Aage Brandt)[18], Teorías Dinámicas: Teoría de Catástrofe y Morfodinámica (Thom y Petitot)[19],[20] y las teorías clásicas tales como las de Hjelmslev[21],[22],[23] , Peirce[24] y Greimas[25].

Nosotros no vemos el mundo como un flujo continuo, sino en términos discretos, etiquetando categorías, tales como pato, ordenador y rojo. Estas categorías no son medios arbitrarios –un seudo-. Las categorías consisten en una variedad arbitraria de objetos, los objetos no están ordenados por la letra que empiezan, por ejemplo “F”, no solo sería difícil de comprender, sería sumamente difícil aprender, recordar e interpretar en las nuevas situaciones que se aprenden ¿pero qué hace que unas categorías sean mejores que otras? ¿Por qué nosotros nos disponemos a dividir el mundo en colores y no en “F-palabras?”. Jacob Feldman[26] da un importante paso para contestar esta pregunta. El sugiere que hay una medida formal de complejidad que determina como es una categoría natural y que tan difícil es aprender un concepto en cada una de ellas.

c.       FOXP2

Defectos asociados al gen FOXP2, apuntan a un  procesamiento deficiente de palabras de acuerdo a las reglas gramaticales, de comprensión más compleja en estructuras de la oración; incapacidad de forma discurso racional; defectos en la capacidad para mover la boca y la cara, y redujo significativamente el coeficiente intelectual en comparación con los no afectados[27].

d.      APOE4

Proteína asociada a una actividad de estrés que aporta evidencia de la destrucción de la cognición humana en memoria y aprendizaje[28]

e.      Información emotiva

La memoria de largo plazo está asociada con la información emotiva (positiva y negativa) y ésta última está en estrecha relación con las necesidades del individuo[29].

f.        Ventana de respuesta

La ventana de respuesta, es una técnica que describe y se usa para demostrar la activación inconsciente de significados en el cerebro. Ósea para visualizar el proceso cerebral de palabras enmascaradas inadvertidas.  Mecanismos de enmascaramiento, son asociaciones conceptuales de palabras en la lectura, la activación de cada una de las palabras designada puede ocurrir aproximadamente dentro de los primeros 100 mili segundos.[30] Una palabra visual se enciende por sólo unos instantes del restos de los mili segundos leíbles. Sin embargo, cuando la misma palabra se presenta en el cierre de la proximidad espacial y temporal con otros estímulos visuales, éste se pone indistinto o incluso invisible, un fenómeno perceptor llamó enmascaramiento. La evidencia conductual indica que las propiedades visuales, ortográficas y fonológicas de palabras enmascaradas, e incluso su significado, puede extraerse bajo enmascaramientos condicionales que no salen conscientemente entre los pasos del procesamiento intelectual.[31],[32]  Esto sugiere que el enmascarado de las palabras puede activar parte de las redes cerebrales inconscientemente en el procesamiento de textos. Sin embargo, no se entiende por qué no se saca a la conciencia. Se demostró como palabras enmascaradas inadvertidas activan las regiones extrastriate, fusiform y precentral, y causan una reducción significante en tiempo de la contestación y en la actividad del cerebro a las palabras conscientes subsecuentes en la lectura.[33]

g.       Génesis de remplazo neuronal

La evidencia contundente surgida en 1998, que demuestra que células madre latentes del cerebro humano de adultos, se activan y dan origen a nuevas neuronas de conexiones interneuronales, apunta a que un esfuerzo intelectual-emocional positivo mayor en la lectura y la escritura no sólo complejiza las redes de neuronas, sino también lo hace con el cerebro y su cognición.[34] La biología nos dice que los estudiantes aprenden cuando están emocionalmente dispuestos (sin stress); cuando el rigor intelectual es creciente; si la complejidad conceptual que se pretende aprender está asociada con el grado terminológico, el tiempo y el contexto real del potencial cognitivo del estudiante. Además, debemos considerar que la escritura y la lectura son procesos intelectuales relacionados con la salud humana.

h.      Dislexia en la escritura.

La dislexia es una dificultad en la formación escrita del leguaje. Es independiente de cualquier causa intelectual o emocional. Se manifiesta en el paso de la codificación escrita, su percepción de orden y de secuencia. En particular la dislexia de sintaxis se manifiesta cuando los humanos formulan el problema-solución en la composición escrita, porque al consciente enmascara la sintaxis, estos modelo de doble vía de la escritura suponen dos procedimientos básicos que intervienen en la escritura: léxico y semántico. La ruta léxica es fundamental en las ortografías, su deterioro se presenta como disgrafía de superficie (modelo gráfico de las palabras), más pronunciado cuando el cerebro opera en la vía semántica, y viceversa se presentan problemas de comprensión cuando las entradas de texto conducen a  vías muertas  a la semántica, producto de falta de léxico.[35] Este conocimiento de la biología, nos dice que cuando  se da la composición escrita, el cerebro desatiende la ortografía, dando prioridad a capacidad de argumentar. En muchos de nuestros escritos, cuando estos son originales, encontramos estos patrones de error, que nos expresan entre otras cosas los grados de originalidad de las obras y de dislexia. Además, cuando las vías muertas semánticas  se presentan, esto supone un mayor gasto energético y un agotamiento de la actividad cerebral. Es común, deseable e insorteable que para un buen texto, el escritor, el revisor ortográfico y de estilo, no se traten de la misma persona.

http://dieumsnh.qfb.umich.mx/aprendizaje/cerebroMRI.jpg

Fig.1 Ejemplo de las dos vías en la dislexia presente en la escritura, Greenwald, A. G. (1996)

a.       Percepción y educación superior

 

Los estudios de aprendizaje perceptivo se han centrado en los aspectos del aprendizaje que están relacionados con las primeras etapas del procesamiento sensorial[36]. El aprendizaje perceptivo  depende de la condición de atención, es decir, de la capacidad de aplicar voluntariamente el entendimiento a un objetivo, tenerlo en cuenta o en consideración[37. Con una implícita manipulación destinada a incrementar la atención a otras fuentes de información, no se facilita el proceso de aprendizaje[38]; esto es contrario a la creencia de los profesores que elaboran contenidos con multimedia, textos y otros objetos de información. Por ejemplo, colocar objetos en movimiento en páginas Web, distrae la atención de la lectura de textos, resultado de investigación indica que el aprendizaje perceptivo, al menos en el contexto actual se produce sobre la base de señales de movimiento[39].

 

La educación superior que se aleja del humanismo, se observa la mayoría de los planes de estudio para profesionales de la salud basados en supuestos, en que el aprendizaje es un concepto con dimensiones de partida y de final, llevado a cabo por el individuo en la búsqueda del conocimiento. Este conocimiento se percibe consumido por el estudiante y requiere un proceso formal de enseñanza a fin de separarlo del resto de la actividad cotidiana de la experiencia. Contrario a esto, hemos visto que la biología opera como deconstrucción de los enfoques tradicionales de enseñanza y aprendizaje. La biología del aprendizaje nos permite deducir hasta aquí, que el conocimiento se crea y no es consumido. Si queremos un programa nuevo e innovador de educación superior que busca aumentar la capacidad disciplinar profesional, es necesario, que éste, considere elaborar experiencias intelectuales como formas de calidad del aprendizaje[40].

 

En la educación superior presencial o a distancia los métodos de aprendizaje, incluidas las competencias, tales como la toma de decisiones, razonamiento y resolución de problemas son críticos en el desarrollo de ese escenario de aprendizaje. Los estudiantes tienen la oportunidad de navegación Web a través del material educativo, colaborar en modo síncrono y asíncrono, practicar sus habilidades a través de problemas, tareas y poner a prueba sus conocimientos con la herramienta de auto-evaluación[41]. Por otra parte, los profesores son los responsables de la edición del material de aprendizaje, asistiendo a los progresos de los estudiantes y organizando el problema de base y basado en tareas de escenarios profesionales; esto es, una fusión de la modalidad curricular presencial y a distancia, este formato de educación superior innovador aumenta la motivación de los estudiantes en general a participar en el proceso de aprendizaje[42].


Tecnologías

·         La escritura:

De acuerdo con Ong, la escritura es la invención tecnológica más importante de la civilización humana[43], ya cuentan 5500 años de su invención. Investigadores han encontrado que cuando nosotros los docentes volvemos a escribir textos con la idea de provocar un esfuerzo menor al hacerlos más fáciles para los estudiantes, nosotros los hacemos realmente más difíciles de leer[44]. Es mejor apoyarnos en una disponibilidad basta de literatura en bibliotecas, para que los estudiantes en absoluto en literatura auténtica reconstruyan su realidad, aumenten su vocabulario especializado, excitando y cautivando sus imaginaciones y con ello alimentando la motivación por  aprender[45],[46]. Escribir debe ser un esfuerzo de proponer argumentos, regulado por una formación ética de respeto a la propiedad intelectual y siempre a la luz de literatura original. Las competencias requeridas para escribir no deben estar ajenas a las de la lectura.

 

·         La Informática

La escritura apoyada en medios informáticos puede controlar el tamaño del texto, el remplazo automático de términos, la búsqueda de palabras o frases, la inserción de imágenes, tablas, índices de contenido automáticos, verificación ortográfica, el uso de tipografía diversa, notación científica y matemática entre muchas otras ventajas. El análogo al pixel y a la mano alzada también se incorporan; el trabajo en línea de varios coautores sobre un mismo texto es una realidad; la impresión de textos compartiendo maquinas y recursos de memoria; la compatibilidad de las memorias USB en su portabilidad de datos en pequeños espacios; el texto encriptado; la traducción asistida; procesamiento matemático masivo de datos; lectura auditiva automática de textos electrónicos y la Internet toda; hacen de la tecnología de la escritura una empresa fundamental en la sociedad del conocimiento.

·         Lectura

Leer es más que decodificar palabras en tramas, nuestro cerebro anticipa -prejuicio de transcripción lingüístico- y forma con este prejuicio un significado global del cuerpo argumentativo, narrativo o poético que dentro del proceso lector se reconfigura al interactuar con las señales de sentidos que confirman errores o aciertos fraseológicos y terminológicos.

 

De acuerdo con Bloom la lectura y la escritura son[47]:

... procesos mentales complejos, permiten al estudiante realizar su aprendizaje en los muchos problemas que encontrara viviendo a diario. Estas habilidades se retienen incluso mucho tiempo después de que el individuo se ha olvidado de los muchos detalles específicos del objeto en materia dentro del proceso de aprendizaje guiado en las universidades. Estas habilidades se consideran como un conjunto esencial de características necesarias para el aprendizaje para toda la vida y aspecto clave para adaptarse al cambió continuo del mundo. Estos procesos mentales complejos son también importantes porque ellos alimentan el corazón del motor motivador de la vida del aprendiz.

Goodman propone un modelo que explica la lectura de “adivinación psicolingüística” que consiste en[48]:

“A medida que los lectores usan claves proporcionadas por el texto lingüístico, utilizan también sus creencias y conocimientos del mundo para poder comprender la lectura. Ellos “adivinan” lo que en el texto por medio de predicciones e inferencias; son selectivos en el uso de las claves del texto y vigilan la aparición de claves contradictorias a sus “suposiciones”. Por tanto, la lectura efectiva no consiste en el reconocimiento exacto de palabras sino en un acercamiento al significado global del texto. La lectura eficaz, por su parte, es usar un número apenas suficiente de las claves disponibles para entender el texto, dependiendo del conocimiento que el lector aporta a la lectura”.

 

Noam Chomsky, sobre el lenguaje en el campo de la gramática generativa, dentro de la ciencia cognitiva introduce una revolucionaria teoría que privilegia la dotación genética por encima del medio ambiental, en especial el medio cultural. El ambiente no puede explicar la aparición de la cognición humana ni el crecimiento del lenguaje en los niños[49]. FOXP2[50] el gen principal que respalda esta tesis, para Chomsky al igual que otros órganos físicos del cuerpo crecen, el órgano cognitivo vive el crecimiento del lenguaje. Si le preguntáramos a Chomsky cómo puede aprender alguien español con su rica carga cultural y conocimientos gramaticales exóticos que todos parece que tenemos al rededor de los 6 años de edad, contestaría: la base del lenguaje es innata, porque todos estamos dotados genéticamente de una gramática universal, sobre la cual se constituyen todas las lenguas en su gramática, fonética y la semántica[51]. El lenguaje humano parece ser un elemento esencial de la especie, sin embargo, el lenguaje no es un espejo de la mente, este requiere ser estimulado para que la curiosidad natural, la inteligencia y la creatividad se desarrollen. No porque la biología innatamente hace emerger la necesidad del lenguaje, significa que vaya a crecer sin cuidado, estímulo y oportunidad, en este mismo sentido Bertrand Russell, en el sentido de la  Universidad nos dice: “Dar un sentido del valor de las cosas distinto al de la dominación, ayudar a crear ciudadanos sabios en una comunidad libre, fomentar la libertad y creatividad, lo cual significa contemplar al estudiante como contempla el jardinero un árbol joven que retoña, como algo dotado de una naturaleza intrínseca que se desarrollará hasta tener forma admirable, siempre y cuando disponga del terreno moral adecuado, de aire solidario y luz de esperanza”.

Procesos intelectuales

Para la educación a distancia o presencial, les es indistinto construir pensamiento, lo relevante es mejorar la calidad de los procesos intelectuales en el ámbito de la educación superior, implica que el estudiante reestructure su forma de manejar el pensamiento. Docentes que ya no están comprometidos con el volumen del contenido, ahora tienen más tiempo para fortalecer sus marcos teóricos, habilidades acordes con las nuevas tecnologías y en espacial con los avances de la cultura.

Los docentes y estudiantes al lograr el dominio de las herramientas intelectuales y de las operaciones del intelecto lograrán aplicar una amplia gama de tareas a las cuales se refiere el propósito de la asignatura del plan de estudios, habilidades intelectuales como el uso del lenguaje oral, escrito, el razonamiento analógico, inferencia, predicción, la comparación, la explicación, la síntesis, la deducción, la inducción, la clasificación, planteamiento y verificación de hipótesis, la descomposición analítica de mapas conceptuales, planteamiento de tesis o la identificación de problemas y su planteamiento. En la selección de un proceso intelectual,  es preciso que nos detengamos a analizar el objetivo de aprendizaje, sin pasar por automático la conclusión sobre cual proceso implementar, debemos conocer cuan es el grado de conocimiento de los proceso en el estudiante, para poder exigir  un poco más de complejidad, es decir, de manera gradual integrar procesos más finos del pensamiento argumentativo.

 

Signos y señales

Debemos ser capaces a partir de los vehículos signicos, comprender la lógica inherente al texto y ser sensibles a las señales  emocionales  de argumentos: poéticos, científicos, técnicos y matemáticos. De acuerdo con George Grice la argumentación es también persuasión, es el proceso de influir en los valores, creencia, actitudes o conductas de una persona.[52]

Conclusión

Las teorías del conocimiento validan en cada comunidad epistémica los procesos intelectuales, potenciados y limitados a un armazón biológico de memoria, complejidad de aprendizaje, lenguaje, emociones  y recursos racionales para elaborar la verdad; además, sus tecnologías por excelencia son la lectura libre y la escritura creativa original.


Referencias

[1] Goodman, J. (1985) Refletion on Teacher Education: a case study and Theoretical analysis. Interchabge 15, 15.

 

[2] Chomsky, Noam. (2001) La (Des) Educación. Crítica, Barcelona. p.25

 

[3] Habermas, J. (1970) Toward a Rational Society. Beacon Press, Boston. p. 16.

 

[4] Morris, Charles. (1985) Fundamentos de la teoría de los signos. Editorial Paidós. España. pp. 23-69.

 

[5] Quispe Santos, Walter Paz. (2006) La capacidad de comprender lo que se lee, el nuevo reto de la educación actual.  Ilustrados México. p. 14

 

[6] Giroux, Henry A. (1997)  Los profesores como intelectuales: hacia una pedagogía crítica del aprendizaje. Paidós, Barcelona. Pp. 43-45

 

[7] C.M. Roe, M.A. Mintun, G. D'Angelo, C. Xiong, E.A. Grant and J.C. Morris. (2008) Alzheimer disease and cognitive reserve: variation of education effect with carbon 11-labelled Pittsburgh Compound B uptake. Archives of Neurology; 65:1467-1471.

 

[8] Thorsten Trippel. (1999) Terminology for Spoken Language Systems. Universität Bielefeld. [en línea] http://coral.lili.uni-bielefeld.de/~ttrippel/terminology/terminology.html  [consulta 22 de Junio de 2006]

 

[9] Mike Oaksford and Nick Chater (2001) The probabilistic approach to human reasoning. TRENDS in Cognitive Sciences 5:8 [en línea] http://cogsci.ucsd.edu/%7Ecoulson/203/oaksford.pdf [consulta: 4 de Junio del 2003]

[10] Kurtz, Kenneth J., Gentner, Dedre, & Gunn, Virginia (1999) Reasoning. In D.E. Rumelhart & B.M. Bly (Eds). Cognitive Science: Handbook of Perception and Cognition (2nd ed.). San Diego: Academic Press, pp. 145-200. [en línea] http://cogsci.ucsd.edu/%7Ecoulson/203/KurtzGentnerGunn__201999.pdf [consulta: 4 de Junio del 2003]

 

[11]Tenenbaum, J.B. & Griffiths, T.L. (2001) Generalization, Similarity, and Bayesian Inference. Behavioral and Brain Sciences 24 (3). [en línea]  http://hci.ucsd.edu/coulson/tenenbaum.pdf [consulta: 4 de Junio del 2003]

 

[12] Wexler, M., Kosslyn, S.M., and Berthoz, A. (1998) Motor processes in mental rotation. Cognition 68: 77-94. [en línea] http://cogsci.ucsd.edu/%7Ecoulson/203/kosslyn1.pdf [consulta: 4 de Junio del 2003]

 

[13] Barsalou, L.W. (1999) Perceptual symbol systems. Behavioral and Brain Sciences 22: 577-660. [en línea] http://cogsci.ucsd.edu/%7Ecoulson/203/barsalou.pdf [consulta: 4 de Junio del 2003]

 

[14] Coulson, S. & Oakley, T. (2000) Blending Basics. Cognitive Linguistics 11-3/4. http://cogsci.ucsd.edu/~coulson/basics.pdf [consulta: 4 de Junio del 2003]

 

[15] Francisco Câmara Pereira and Amílcar Cardoso. (2002) Conceptual Blending and the Quest for the Holy Creative Process. Workshop on Creative Systems. [en línea]  http://eden.dei.uc.pt/~camara/files/QuestCRC.pdf [consulta: 4 de Junio del 2003]

 

[16] Edward Slingerland. (2000)Conceptual Metaphor Theory as Methodology for Comparative Religion. University of Southern California [en línea] http://www-rcf.usc.edu/~slingerl/pdffiles/JAARcompreligion.pdf [consulta: 4 de Junio del 2003]

 

[17] Nancy Chang, Jerome Feldman, Robert Porzel and Keith Sanders (1998) Scaling Cognitive Linguistics: Formalisms for Language Understanding. http://smartkom.dfki.de/Vortraege/icsi-ai2.pdf [consulta: 4 de Junio del 2003]

 

[18] Per Aage Brandt. (2002) Semantic Domains. Center for Semiotics, University of Aarhus. [en línea] http://www.hum.au.dk/semiotics/docs/epub/arc/paab/sdom/SemDom.html  [consulta: 4 de Junio del 2003]

 

[19] Kampmann Walther. (1999) Self-Organized Criticality, Emergence, Catastrophe Theory, and Linguistic Theory: Four Preliminary Studies With Special Emphasis on the Concept of Meaning. University of Southern Denmark. http://www.sdu.dk/Hum/bkw/Meaning.pdf [consulta: 4 de Junio del 2003]

 

[20] Jean Petitot, (2003) Morphogenesis  Of Meaning. McGraw-Hill, USA. http://www.crea.polytechnique.fr/JeanPetitot/ArticlesPS/Petitot_MM.pdf, [consulta: 4 de Junio del 2003]

 

[21] Timo J¨arvinen and Pasi. (1998) Tapanainen.Towards an implementable dependency grammar. University of Helsinki,arXiv:cmp-lg/9809001 v2. [en línea] http://arxiv.org/pdf/cmp-lg/9809001 [consulta: 20 de Abril del 2003]

 

[22] James Pustejovsky. Syntagmatic Processes. (2000) Handbook of Lexicology and Lexicography de Gruyter. [en Línea] http://www.cs.brandeis.edu/~jamesp/articles/syntagmatic-processes.pdf [consulta: 19 de mayo 2003]

 

[23] James Pustejovsky. (2001) Type Construction and the Logic of Concepts. The Syntax of Word Meaning , P. Bouillon and F. Busa (eds.), Cambridge University Press. [en línea] http://www.cs.brandeis.edu/~jamesp/articles/type-construction.pdf  [consulta: 6 de Mayo del 2003]

 

[24] Peirce JW y Kendrick KM. (2002) Functional asymmetry in sheep temporal cortex. Neuroreport 13(18), 2395-2399.[en línea] http://www.cns.nyu.edu/~jwp/peirce2002.pdf [consulta: 12 de Mayo del 2003]

 

[25] Rastier, François. (1973) Essais de sémiotique discursive, Collection Univers sémiotiques. Paris. P.232. [en línea] http://www.revue-texto.net/Parutions/Essais-de-semiotique/Rastier_essais_de_semiotique.html [consulta: 6 de Mayo del 2003]

 

[26] Feldman J. (2000) Minimization of Boolean complexity in human concept learning. Nature 407, 630 - 633

 

[27] Enard (2002) Molecular evolution of FOXP2, a gene involved in speech and language, Nature 418, 869 - 872,

 

[28] Rizk-Jackson A, Robertson J, Raber J. (2008) Tfm-AR modulates the effects of ApoE4 on cognition. J Neurochem. 105(1):63-7.

 

[29] Eichenbaum, H. (2003) Neurociencia cognitiva de la memoria. Barcelona, España: Ariel

 

[30] Ferrand, L. & Grainger, J. (1994) Effects of orthography are independent of phonology in masked form priming. Q. J. Exp. Psychol. A 47, 365-382.

 

[31] Bowers, J. S., Vigliocco, G. & Haan, R. (1998) Orthographic, phonological, and articulatory contributions to masked letter and word priming. J. Exp. Psychol. Hum. Percept. Perf. 24, 1705-1719

 

[32] Greenwald, A. G. (1996) Three cognitive markers of unconscious semantic activation. Science 273, 1699-1702

 

[33] Stanislas Dehaene, Lionel Naccache, Laurent Cohen, Denis Le Bihan, Jean-François Mangin, Jean-Baptiste Poline & Denis Rivière. (2001) Cerebral mechanisms of word masking and unconscious repetition priming. Nature Neuroscience, Volume 4 Number 7 pp752–758.

 

[34] P.S. Eriksson, E. Perfilieva, T. Bjork-Eriksson, A.M. Alborn, C. Nordborg, D.A., Peterson y E.H. Gauge (1998) Neurogenesis in the Adult Human Hippocampus. Nature Medicine 4, 11: pp. 1313 -7.

 

[35] Luzzi S, Bartolini M, Coccia M, Provinciali L, Piccirilli M, Snowden JS (2003) Surface dysgraphia in a regular orthography: apostrophe use by an Italian writer. Neurocase. 9(4):285-96.

[36] Pilly PK, Grossberg S, Seitz AR.(2009) Low-level sensory plasticity during task-irrelevant perceptual learning: Evidence from conventional and double training procedures. Vision Res. [en línea] http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19800358?ordinalpos=1&itool=EntrezSystem2.PEntrez.Pubmed.
Pubmed_ResultsPanel.Pubmed_DefaultReportPanel.Pubmed_RVDocSum
 [consulta: 6 de octubre de 2009]

[37] Dosher BA, Han S, Lu ZL. (2009) Perceptual Learning And Attention: Reduction Of Object Attention Limitations With Practice. Vision Res. [en línea] http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19
796653?ordinalpos=2&itool=
EntrezSystem2.PEntrez.Pubmed.Pubmed_ResultsPanel.Pubmed
_DefaultReportPanel.Pubmed_RVDocSum
  [consulta: 6 de octubre de 2009]

[38] Breslin G, Hodges NJ, Williams AM. (2009) Effect of information load and time on observational learning. Res Q Exerc Sport. 80(3):480-90 [en línea]
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19791634?ordinalpos=
7&itool=EntrezSystem2.PEntrez.Pubmed
.Pubmed_ResultsPanel.Pubmed_Default
ReportPanel.Pubmed_RVDocSum
 [consulta: 6 de octubre de 2009]

 

[39] Nishina S, Kawato M, Watanabe T. (2009) Perceptual learning of global pattern motion occurs on the basis of local motion. J Vis. 28;9(9):15.1-6. [en línea] http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19761348?
ordinalpos=15&itool=EntrezSystem2.PEntrez.Pubmed.
Pubmed_ResultsPanel.Pubmed_DefaultReportPanel.Pubmed_RVDocSum
[consulta: 6 de octubre de 2009]

[40] Hayes C. (2009) Deconstructing the 'ivory tower': building strategic curricula for health. Br J Nurs. 18(17):1068-74. [en línea] http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19798008?ordinalpos=
1&itool=EntrezSystem2.PEntrez.Pubmed
.Pubmed_ResultsPanel.Pubmed_DefaultReportPanel.Pubmed_RVDocSum
 [consulta: 6 de octubre de 2009]

 

[41] Stergiou N, Georgoulakis G, Margari N, Aninos D, Stamataki M, Stergiou E, Pouliakis A, Karakitsos P. (2009) Using a web-based system for the continuous distance education in cytopathology. Int J Med Inform. [en línea] http://www.ncbi.nlm.nih.gov/
pubmed/19775933?ordinalpos=5&itool=EntrezSystem2.PEntrez.Pubmed.
Pubmed_ResultsPanel.Pubmed_DefaultReportPanel.Pubmed_RVDocSum
 [consulta: 6 de octubre de 2009]

 

[42] Raupach T, Münscher C, Pukrop T, Anders S, Harendza S. (2009) Significant increase in factual knowledge with web-assisted problem-based learning as part of an undergraduate cardio-respiratory curriculum.Adv Health Sci Educ Theory Pract.  [en línea] http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19774475?ordinalpos=6&itool=EntrezSystem2.PEntrez.Pubmed.Pubmed_
ResultsPanel.Pubmed_DefaultReportPanel.Pubmed_RVDocSum
  [consulta: 6 de octubre de 2009]

 

[43] Ong, Walter J.(1986) Writing is a Technology that Restructures Thought. The Written Word: Literacy in Transition. Ed. Gerd Baumann. Oxford: Clarendon Press, pp. 23-50.

 

[44] Simons, H., & Ammon, P. (1989). Child knowledge and primerese text: Mismatches and miscues. Research in the Teaching of English, 23(4), 380-398.

 

[45] Cohen, D. (1968). The effect of literature on vocabulary and reading achievement. Elementary English, 45, 209-213.

 

[46] Tunnell, M.O., & Jacobs, J.S. (1989). Using real books: Research Þndings on literature-based instruction. The Reading Teacher, 42(7), 470-477

 

[47]  Bloom, B. S. (1984). The 2-sigma problem: The search for methods of group instruction as effective as one-to-one tutoring. Educational Researcher, 13, 4 - 16.

 

[48]  Goodman, K.S. (1967). Reading: A psycholinguistic guessing game. Journal of the Reading Specialist, 6, 126-135.

 

[49] Noam Chomsky. (2002) On Nature and Language. Cambridge: Cambridge University Press. Edited by A. Belletti and L. Rizzi.

 

[50] Takahashi H. (2006) Language gene. Rinsho Shinkeigaku. 46:848-50.

 

[51] Noam Chomsky y Michael Faucault (2006) La naturaleza Humana: justicia versus poder. Katz discusiones Argentina. p. 15-16

 

[52] Grice, George L. y John F. Skinner (1998) Mastering Public Speaking. USA.

 

 Hit Counter

24 de Mayo de 2009