CIE EXORDIO CERO MAYA LIBRO LIBRE HUATAPERA PROFESOR ESCRITOR
                          












 



 


     

 

 

 

 

 










.

LIBRETAS DE CAMPO DE FAUSTINO MIRANDA

 

Margarita Soto Esparza

 Lorrain Giddings Berger

 Ma. Elena Medina Abreo

 Rocío Jiménez Aponte

 Instituto de Ecología, A.C.

Xalapa, Veracruz

 

INTRODUCCIÓN

 

Las libretas de campo del doctor Faustino Miranda son documentos de gran importancia, tanto desde el punto de vista histórico como botánico. En ellas se encuentra la materia prima de una gran parte de su obra científica realizada en México. El material fue facilitado por la Maestra Enriqueta García de Miranda, para quien tenía gran valor emotivo, pues era consciente de la relevancia y calidad de los datos contenidos en sus páginas.

Por su trascendencia y significado, nos propusimos preservarlas para las generaciones de científicos actuales y futuras, y hacer que su información fuera accesible en formatos que permitieran su consulta y análisis mediante tecnologías modernas.

Para alcanzar tal objetivo se diseñó un proyecto modular de integración de bases de datos: una con los registros de las plantas que se mencionan en las libretas, otra de localidades, convenientemente georeferenciadas, otra más con las publicaciones del Dr. Miranda y con los trabajos que tratan temas relacionados con su obra, etc. También se consideró oportuno transcribir y digitalizar las libretas para que quedasen al alcance de los investigadores. Finalmente quisimos hacer disponibles todos estos productos en multimedia.

 

[Nota Personal de Margarita Soto]

 

El recorrido como alumna, tesista, colaboradora y finalmente amiga de Enriqueta García Amaro, quien fuera compañera y esposa excepcional del Dr. Faustino Miranda González, fue para mí una gran fortuna. De la maestra aprendí Geografía y Climatología, y de la amiga aprendí la importancia de la comunicación humana. Continuamos compartiendo momentos y acontecimientos de gran significado para ambas, sin transgredir nunca nuestra intimidad. Así conocí a través de Enriqueta algunas facetas de Don Faustino, el consorte ideal de mi maestra y amiga.

En nuestra convivencia de amigas, Enriqueta comentaba que tenía guardadas varías cosas por si "Toño", fruto de su matrimonio, se llegara a interesar en la biología como su progenitor. El tiempo pasó y Antonio Miranda García se graduó de licenciado en Física en la Facultad de Ciencias de la UNAM. Posteriormente haría su doctorado en los Estados Unidos en la misma disciplina. Era evidente que algunas cosas que ella había conservado tendrían un destino diferente al planificado.

En ocasiones hablábamos sobre las muchas excursiones que realizó con el Dr. Miranda, en especial de las que hicieron juntos para sustentar los estudios climáticos que ella estaba realizando. Esto con frecuencia nos llevaba a reconocer la importancia de los datos botánicos de campo para los estudios climáticos.

Mi incursión en la Climatología tenía como objetivo final el estudio de la bioclimatología de la flora de Veracruz. No obstante, Enriqueta sabía de mi interés en general por la relación clima-planta. Así, un día que llegué a su casa, me mostró una caja y me dijo: "son las libretas de campo de Faustino, las tenía guardadas, pienso que te serán de gran utilidad para tus intereses". No creo encontrar nunca las palabras para describir lo que sentí, pero junto con la emoción reconocí la responsabilidad que estaba adquiriendo.

Con el Dr. Lorrain Giddings elaboramos un proyecto ambicioso sobre las libretas. Sabíamos que eran materiales únicos y valiosos, tanto para la botánica mexicana como para quien nos las había confiado. Mantuvimos informada a Enriqueta del proyecto y de sus avances; esto nos llevó también a comentar el destino de las libretas una vez finalizado el mismo.

El proyecto no ha concluido y Enriqueta ya se ha ido a reunir con el dueño de las libretas. Aunque sentimos su ausencia, ambos continúan presentes en su obra científica y en los corazones de quienes los conocimos.

 

PROYECTO

 

Las libretas del campo de Faustino Miranda constituyen una verdadera joya por diversos motivos. En ellas encontramos la materia prima de su obra científica. Las descripciones de muchos de los sitios que recorrió serán los únicos testimonios que tendremos de ellos, ya que a un sinnúmero los ha alcanzado el deterioro ambiental. Muchas de las descripciones nos muestran no sólo la óptica de un científico, reflejan también al descubridor ávido de arrancar a aquellos paisajes, todos nuevos para él, los nombres de las especies de plantas, su estructura, los procesos y dinámica de funcionamiento, así como los rasgos que hacían diferentes a aquellos que a primera vista eran muy semejantes. Al analizar su obra queda claro que lo logró ampliamente.

El proyecto que se planificó es ambicioso. Además de la información de las libretas, se quiso reunir lo más posible de la obra del Dr. Faustino Miranda. También se pensó en incluir algunas de sus facetas de la vida cotidiana desde la percepción de Enriqueta. Parte de estas fueron compartidas las más de las veces en forma anecdótica. Igualmente se pretende que toda la información esté disponible y pueda ser manejada a través de la tecnología digital.

El proyecto se concibió para llevarlo a cabo en dos etapas. Con la intención de mostrar de manera global, y sin entrar en detalles metodológicos, se enlistan los aspectos que comprenden cada una de ellas.

 

Etapa 1

1. Inventario de las libretas.

2. Análisis y captura.

3. Integración de Bases de datos.

- Plantas registradas en las libretas.

- Localidades visitadas georeferenciadas.

Etapa 2

1. Transcripción de las libretas.

2. Digitalización de las libretas.

3. Construcción de una base de datos con las publicaciones del Dr. Miranda.

4. Diseño del DVD.

5. Publicación del DVD.

 

Las Libretas

 

Son un total de 24 libretas pequeñas (Fig. 37) y cuatro libretas grandes (Fig. 38). Las primeras están identificadas con numeración arábiga y las segundas con romana. Las de formato grande corresponden a la transcripción que el Dr. Miranda hacía de la información de las libretas pequeñas, que eran las que físicamente llevaba al campo. En dicha transcripción, la información está sistematizada y en muchas ocasiones enriquecida con fuentes bibliográficas o con la comparación de otros ejemplares que él revisaba en el herbario.

Al analizar las libretas se encontró que contenían suficiente información como para conformar una base de datos no estrictamente curatorial, ya que no se partió ni se consultaron ejemplares de herbario, aunque los registros provienen de censos de campo. La base que se conformó consta de 8894 registros; de éstos, 6964 provienen de las libretas grandes y 1930 de 11 libretas pequeñas que no fueron sistematizadas en una libreta grande y que comprenden datos de abril de 1951 a julio de 1963. En el Cuadro 1 se anota la información que contienen estas libretas.

Como se observa, la cantidad de páginas de cada libreta no guarda relación con el número de registros que contiene. Ello se debe a la estructura de la información de cada una de ellas, la cual a través de los años fue evolucionando en la medida que el Dr. Miranda conocía mejor el paisaje mexicano. Un repaso somero del contenido de las libretas de formato grande pone de manifiesto lo expuesto.

 

Cuadro 1. Contenido de las libretas en formato grande.

 

Libreta I. Comprende del 5 de septiembre de 1939 al 15 de diciembre de 1940 y consta de 242 páginas. De ésta se capturaron 1139 registros.

 

Libreta II. Abarca del 21 de diciembre de 1940 al 17 de septiembre de 1944, contiene 183 páginas y se capturaron 2081 registros.

 

Libreta III. Incluye las fechas del 23 de marzo de 1945 al 21 de diciembre de 1949, con 236 páginas y 2599 registros.

 

Libreta IV. Implica las fechas del 8 de enero de 1950 al 9 de marzo de 1951. Está conformada por 185 páginas y tiene 1145 registros en la base.

 

Por ejemplo, en la Libreta I, que incluye sus primeros números de colecta en México, la descripción de las especies colectadas es muy amplia, como se observa en la página 56 (Fig. 39):

 

102 Sida rhombifolia Tallo pubescente hacia arriba; hojas lanceoladas, algo rómbicas, con dos sistemas de denticulaciones, hasta de un dm. de largas; con estípulas alesnadas; flores en un racimo terminal de corimbos; cáliz con 5 sép. soldados hasta algo más de la mitad, de dientes triangulares, con 5 costillas salientes corresp. a los nervios medios y otras 5 corresp. a las suturas entre los sépalos sin calículo; corola amarilla, de 2 cm., con los pétalos desigual, escotados, muchos estilos terminados en un botón estigmático; carpelos unos 10-11 con óvulos colgantes.[1]

 

En otras descripciones incluía citas bibliográficas como la que se menciona en la página 61 de la Libreta I (Fig. 40):

 

111 Cunila lührifolia Benth., flores pequeñas, purpúreo violadas, de corola muy vellosa por fuera, de tubo blanquecino, en racimos, casi espigas, muy apretados, terminales o axilares. Hojas grandes (de hasta 9 cm), cortamente pecioladas (1/2 cm.), algo tormentosas, aromáticas, lanceoladas y de borde dentado. Por lo demás coincide con la descripción en Reiche 1926.

 

Las descripciones en la libreta II ya no son tan amplias como las de la libreta I. Por ejemplo, en la página 2 (Fig. 41) escribe lo siguiente:

 

972 Gramínea de espigas terminales con espiguillas pedunculadas con varias flores de cubiertas rígidas y espinosas.

 

La descripción que hace de las localidades varía, pudiendo ser extensa o sucinta. Lo mismo sucede con la vegetación, en cuya descripción a veces incluye los nombres de algunas de las especies presentes. Un ejemplo de esto se encuentra en la página 79 (Libreta II):

 

Barranca de Ixtapatongo (México)

9 Nov. 1941

 

Se comienza a bajar desde la derivación que hay cerca de Salitre entre soberbios pinares por el pueblo S. José, después encinares densos con Salvia de cáliz rojo. Hacía Colorines comienza a desaparecer el encinar haciéndose la vegetación arbórea más rala; pueden ser ya observadas Ipomoea murucoides, I. arborescens, Burseráceas y leguminosas arbóreas. Numerosas compuestas en esta época.

 

En los bordes de la barranca fueron observadas

Bursera tecomaca

Ceiba

Heliocarpus af. pallidus; sin embargo tiene también la superficie superior densamente aterciopelada. En el herb. I.B. ejemplares análogos de Hinton, No. 5416 y 5109, del distrito de Temascaltepec, clasif. erróneamente como H. velutinus. Otros de Urbina de Tejupilco y Lubiamos. Todos ellos podrían constituir una especie nueva. En los ejemplares de Urbina hay una nota de P.C. Santdley: H. velutinus Rose, forma.

 

A menos de tres años de haber empezado su trabajo científico en tierras mexicanas, en junio de 1942 (Libreta II, página 93), empieza a mencionar las especies con su nombre común, escribiendo en algunos casos los usos, lo cual nos muestra el interés del Dr. Miranda por asimilarse a su nueva cultura.

El 11 de diciembre de 1942 (Libreta II, página 120), en su recorrido por La Laguna de Epatlán, cerca de S. Felipe Xochiatepec, al E de Matamoros (Estado de Puebla), comenta acerca de diferentes tipos de asociaciones su dominancia y como se intercalan en los diferentes lugares (Fig. 42).

En la Libreta II se mencionan específicamente los ejemplares colectados, pero sin referir números de colecta, por lo que fueron integrados a la base de datos sin este dato.

Para marzo de 1945 (Libreta III), el Dr. Miranda ya está regresando a localidades visitadas en años anteriores. Con el objeto de que el lector compare la información anotada en 1943 y en 1945 de la misma zona, abajo se transcriben las anotaciones respectivas. Hay que advertir que en la anotación de marzo de 1945, Miranda se refiere a la colecta del mes de diciembre de 1943; sin embargo, a juzgar por su libreta, había visitado el lugar en el mes de noviembre:

 

20 de Nov. 1943

Con Martínez, Swartz, Worth [Personas que lo acompañaron]

Barranca arriba Huauchinango.

(1500 m. alt.)

 

Dom. [Tal vez dominan]

Aile, Quercus

Clethra algo de pequeños Liquidambar

Sobre las laderas Pinus fatula, Mikania cordifolia

Melastomac.

Baccharis confería

 

Bosque de Liquidambar a orilla arroyo; los árboles delgados y de 10 a 12 m. como en reconstrucción, Carpinus caroliniana por encima Villa Juárez (850 m.).

 

Huauchinango, 24 Mar. 1945

El mismo lugar que en Diciembre de 1943 entre Huauchinango y Necaxa antes de llegar a la presa, a la izquierda de la carretera. Ladera + 45°, orientación N. Liquidambar, Quercus, Meliosma alba, Clethra, forman la masa del bosque. Hay Orquídeas epífitas, heléchos arbóreos, Oreopanax epífito (O. capitatus), Peperomia epífita, Turpinia insignis y T. occidentalis, Chamedorea, Cestrum fasciculatum, Acalypha schchtendaliana.

 

En la mayor parte de la Libreta III se mencionan datos más precisos acerca de la vegetación, con nombres científicos de los elementos que la componen. También caracteriza los tipos de vegetación dándoles los nombres que más tarde emplearía en sus trabajos, como: Selva perennifolia, Bosque de Liquidámbar, Encinar, Pinar, Bosque deciduo, Bosque microfítico compositicaducifolio, Selva perennifolia, Bosque perennifolio, Bosque compositicaducifolio microfanerófito, Bosque espinosicompositifolio, Bosque subperennisimplicifolio macrofane-rófito. También menciona: Aguanales, Tetecheras, Quiotillales, Cardonales, etc.

A partir de la página 115 se anotan con más frecuencia los símbolos, que al parecer están relacionados con el grosor del tallo y la abundancia de las especies (Fig. 43).

Sus recorridos desde enero de 1950 hasta marzo de 1951 están compilados en la Libreta rV. La mayoría de la información lleva una secuencia de fecha y de las personas que lo acompañan; en cuanto a las descripciones de las localidades, varían en detalles. Lo que ya es notable es el uso de los nombres de los tipos de vegetación que posteriormente utilizaría en la obra "Los tipos de Vegetación de México y su clasificación", que escribió con Hernández X.[2] Se debe hacer notar que en la Libreta IV, a veces cita únicamente la localidad, las colectas y el nombre de la especie, estrato en el que se colectó y los símbolos de abundancia y de grosor del tronco (Figs. 44 y 45).

De las libretas de formato pequeño que no fueron transcritas nos parece importante destacar tres de ellas que corresponden a los años 1957 a 1959. Fueron escritas por la maestra García, y contienen los recorridos de campo que realizó principalmente para afinar los límites de los tipos de clima que estaba definiendo mediante modificaciones al Sistema de Clasificación de Kópen. Los tipos de vegetación están con gran frecuencia referidos a condiciones climáticas o bien a la altitud, que es uno de los factores que modifican a los elementos del clima, especialmente la temperatura.

Otro aspecto sobresaliente de los recorridos que se anotan en las libretas arriba mencionadas, es la localización a través de mapas que muestran detalles de las zonas que se exploraron (Fig. 46). Algunas de las anotaciones tienen referencias climáticas. De muchos de ellos también existen fotografías de la vegetación, que actualmente se encuentran bajo la custodia de Rosalía Vidal, del Instituto de Geografía de la UNAM. También en estas libretas se encuentran los recorridos de campo en que se basó el trabajo de Larrea y Clima.[3]

También en estas libretas se observa que el Dr. Miranda estaba introduciendo a la Maestra Enriqueta García en el conocimiento de la vegetación de México y llama la atención algunos de los métodos que usaba, de los cuales en dichas libretas quedan algunos vestigios. Por ejemplo, pequeños fragmentos de plantas prensadas y hojas con el nombre de la especie a que corresponde, cuadros resúmenes, descripciones de las características de las especies, familias, subfamilias, etc. Esta forma de enseñanza nos hizo especular si fue el mismo método que empleó consigo mismo, pues como ya se dijo antes, según los registros de sus libretas, el Dr. Miranda aprendió muy rápido los nombres de las especies de los paisajes de México. De nuestra colaboración con la Maestra Enriqueta García nos percatamos de su gran conocimiento de la vegetación del país y de su capacidad para relacionarla con el clima.

Existen también otras cuatro libretas pequeñas que tienen alfabeto. Una de ellas contiene una lista de especies anotadas que además entre paréntesis tiene la fecha en la que fue colectada y si tiene o no flor (Fig. 47). La mayoría corresponden a 1949, aunque también existen de 1948 y 1950; recordemos que durante estos años, Miranda se encuentra en Chiapas. Dos de las libretas de este tipo contienen los nombres vulgares de las plantas de Chiapas, aunque anota también el nombre científico que le corresponde (Fig. 48). La cuarta libreta contiene los nombres vulgares y científicos de Yucatán (Fig. 49). Al igual que en el caso anterior, los nombres vulgares son los que están alfabetizados.

 

RECORRIDOS DE CAMPO DE 1939-1940

 

Con el objeto de mostrar la forma en que fue evolucionando la toma de datos de campo del Dr. Miranda, se ofrece un análisis somero de los recorridos de herborización de 1939 y 1940. Estos años están compilados en la Libreta grande I. En ésta se encuentra su primer registro de salida al campo, que está fechado el 5 de septiembre de 1939. Al comparar esta fecha con la de mayo de 1939, que cita Rzedowski como su llegada a nuestro país,[4] apreciamos que a los cuatro meses el Dr. Miranda ya estaba dedicado a actividades científicas.

Como ya se ha dicho, cuando el Dr. Miranda llegó a nuestro país le eran prácticamente desconocidos los paisajes mexicanos, así como la terminología para nombrar los tipos de vegetación desde el punto de vista botánico. Esto se percibe en la forma de anotar los datos en sus libretas de campo: al principio hace más énfasis en las características de las especies que en su entorno.

 

Cuadro 2. Recorridos del Dr. Miranda en el año de 1939.

5 septiembre

Formaciones ruderales (borde calzada Tlalpam).

10 septiembre

Contreras.

24 septiembre

Contreras.

29 septiembre

Borde veredas, maizales, ribazos, subiendo al Cerro de la Estrella.

3 octubre

Peñón de los Baños.

7 octubre

Pedregal de San Ángel.

22 octubre

A los lagos y cerro de Zempoala (Con el Club de Exploradores).

26 octubre

Contreras (cañada). 2500 m.

29 octubre

Desierto de los Leones.

31 octubre

Estribaciones Sierra Guadalupe.

2 noviembre

Fuentes brotantes (cerca Tlalpam).

5 noviembre

Al Ajusco (Pico del Águila), desde la estación Ajusco.

19-20 noviembre

De Taxco a Zacualpan y de Zacualpan a Ixtapan de la Sal

S/N noviembre

Cañada Contreras.

3 diciembre

Cerro del Muñeco desde las Cruces.

 

Lo expuesto es cierto; sin embargo, queremos acotar el tiempo. En 1939 se encuentran registradas 15 salidas de campo, siendo la primera el 5 septiembre y la última el 3 diciembre (Cuadro 2). Durante este primer año, se observa que las especies se describen con gran detalle en la mayoría de los lugares explorados, pero en las anotaciones de la última salida las descripciones de algunas de las especies ya no se detallan y solamente se indica el nombre de la especie. Este mismo modelo es el que sigue en 1940. En este año llevó a cabo 34 recorridos de campo (Cuadro 3). Aunque no se analizaron con detalle los años subsecuentes este parece ser el patrón. No obstante, se percibe que a partir de 1940, cuando tenía dudas sobre la identificación correcta de una especie, describía con cierto detalle las características taxonómicas que podrían ayudar a su identificación.

Del somero análisis que se hace de las anotaciones de campo del Dr. Miranda de los años 1939 y 1940, se desprende que solamente unos cuantos meses de 1939 (septiembre-diciembre), el Dr. Miranda hizo anotaciones con gran énfasis en la descripción de las especies. En las excursiones de 1940 normalmente se mencionan nombres de especies. En ambos años no siempre se aclara si las especies que se describen o se anotan fueron colectadas, y lo mismo ocurre con los números de colectas. La comprobación sobre la recolección de las plantas que se mencionan requerirá un exhaustivo trabajo de consulta de herbarios, especialmente del Herbario Nacional (MEXU), que es en donde se encuentran depositadas la mayor parte de sus colectas.

El análisis de estos años deja ver que su interés por describir las asociaciones de plantas aparece desde sus primeras notas. Por ejemplo, en la excursión a Contreras llevada a cabo el 24 de septiembre de 1939 (segunda registrada) anotó lo siguiente:

 

Formación bosque de árboles de hojas coriáceas.

 

La asociación mas desarrollada es la de encinos (Quercus reticulata) o que ocupa la ladera de la montaña y quizá se extendiera hacía abajo de Contreras. Por destrucción del bosque (climax) se han formado prados de pasto en el valle o se han establecido terrenos de cultivo. Las bellotas de los encinos se hayan colocadas...

 

En la asociación de encinos se intercalan numerosos tepozanes (Buddleia humboldtiana), que forman asociación en la orilla del riachuelo, donde faltan los encinos y se prolongan mucho más abajo que éstos.

 

También se intercala entre los encinos el aile (Alnus acuminata o cercano), con hojas oblongas, bidentadas (dos sistemas de dientes alternantes), con pelos glandulitas viscosas, como puntuaciones oscuras...

 

Con el propósito de ilustrar con más detalle las diferencias expuestas, a continuación se transcriben dos recorridos de campo al Desierto de los Leones, el primero hecho el 29 de octubre de 1939 y el segundo el 19 de mayo de 1940. Es muy posible que no se trate del mismo lugar pero sí de la misma zona:

 

29 de octubre de 1939

Desierto de los Leones

 

Bosque de abetos (oyameles), denso y semejante al de Zempoala; sin embargo parece que en éste se intercalan numerosos Pinus patula, sobre todo me parecen estos dominantes hacía la parte inferior, mezclados o no con encinos y lo mismo ocurre con Cupressus benthami.

 

En el sotobosque:

Arbustos y arbolillos

 

Arcostaphyllos arguta

Arbutus (macrophylla) xalapensis H.B.K., más abundante, mezclado en el encinar, y de mayor talla, en la parte inferior. Corteza verde primero amarilla después y caediza en forma de placas rojizas. Muy tomentoso en la extremidad de las ramas. Hojas alternas grandes, algo coriáceas de pecíolo acanalado por arriba (de unos 2xá -3 cm); limbo elíptico u oval, de bordes aserrados, con los dientes aguzados en espinitas cortas, muy tomentoso, especialmente en el envés, en las hojas jóvenes, casi lampiño en las viejas (de 7-10 cm x 2Vi -5).

La parte joven de las ramas con las hojas tiernas lleva en la base una serie de brácteas (catáñlos escamosos residuos de la yema terminal, y otros tiernos y verdes u hojas poco tiernas y verdes u hojas poco desarrolladas) a manera de corona que la separa de la parte vieja del ramo: las hojas viejas llevan yemas rojizas bastante voluminosas.

 

Monnina xalapensis menos frecuente

Ceanothus azureus menos frecuente

Salvia fulgens abundante

Senecio varias especies como en Zempoala

Fuchsia microphylla muy frecuente

Acaena elongata muy frecuente

 

Lamourouxia exerta hermosa planta arbustiva (de l-IVi m.); tallos subtetragonale, delgados, puberulentos en dos caras opuestas. Hojas opuestas elíptico-lanceoladas, estrechas agudas, de pecíolo muy corto y aserradas (de 5x1 cm.). Cáliz casi lampiño algo bilabiado de 4 dientes poco agudos (1011 mm.); corola grande, (3.5V£ cm. -4 cm.) roja por arriba y algo amarillenta por debajo densam. vellosa (pelos rojo), algo curvada, sobre todo en el dorso; y atenuada hacia la base, garganta ancha; labio superior ancho y plegado a lo largo en el medio; labio inferior más corto, con dos gibas longitudinales y 3 lóbulos, casi iguales.

 

Estambres muy salientes, didínamos con los filamentos purpúreos y las antenas muy peludas (pelos blancos). Las flores son protoginas: mientras los estambres de anteras inmaturas se hayan ocultas hacia la base del labio superior, casi en la garganta; el estilo purpúreo deja asomar por fuera del labio superior el estigma en forma de un globito verdoso; posteriormente estilo y estambres se alargan pero antes que éstos abran sus anteras el extremo del estilo con el estigma se ha marchitado. La base de los estambres y la pared inferior del ovario funcionan como nectarios. La planta fue encontrada en el camino del Convento a la Marquesa algo más allá de la Ermita.

 

Physalis acuminata Greemmann, en la Ermita del camino a Marquesa. Planta de \-Vi m. muy vellosa. Hojas grandes (pecíolo de 4 cm., limbo de 8-12 cm. X 5-8 cm.) corola pentágono-lobulada, de 3 cm., amarilla, con grupos trangulares de manchas oscuras hacía la base de los pétalos, éstos llevan en su base una densa zona de pelos ramificados blanco-amarillentos que cierran la garganta de la corola ocultan completamente la base de los estambres y el ovario, es un hueco en el interior de esta masa de pelos donde se agrega el néctar, los estambres son grandes de color morado con el conectivo blanquecino, desiguales 2+1+2; el ovario es también de color morado, cáliz fructífero de 4 x 2.5 cm., con 20 nerviaciones; costillas 5 más largas, 5 intermedias y 10 más cortas a veces poco marcadas. El fruto se halla mojado por un líquido pegajoso.

 

Hierbas

 

Fragaria mexicana con pétalos blancos. "Fresa" en las umbrías musgosas.

 

Rubus pumilus! pecíolos, sépalos y pedúnculos espinosos, hojas palmatífidas? cuando jóvenes o acorazonado obtusas con grandes dientes y estípulas grandes; sépalos con un estrechamiento hacía el ápice grandes, igual a que las drupas rojas, brillantes y poco numerosas (10-12). Planta rastrera en los mismos lugares que la anterior.

 

Deben ser sinónimos, Kunth distingue también S. retusa con muchos lóbulos truncados que es la que se describe aquí.

 

Sibthorpia pichinchensis! plantita diminuta peluda, tallos horizontales, con raíces adventicias en los nudos; hojas alternas, frecuentem. con otras varias más pequeñas en el mismo nudo que se desarrollan de la yemita axilar, pecíolos largos (2 cm.), limbo casi peltado, orbicular-arriñonado, con borde festoneado, y algo morado en el lampiño envés, de 8-15 mm. de diámetro. Flores pequeñas (de 4-5 mm.), sobre largos pedúnculos axilares (3 cm.); débilmente cigomorfas; cáliz campánula 5 sépalos; corola violada de tubo corto, rodada, con el lóbulo inferior y los 2 laterales mayores que los 2 posteriores, estambres insertos en el tubo de la corola, alternando con los pétalos de la corola, cortos 5 ó 4 por falta del correspondiente a los dos lóbulos posteriores (menores) anteras aflechadas, con los lóculos divergentes. Pistilo arqueado hacía atrás, estilo de la longitud de los estambres con estigma globuloso. Fruto una capsulita bilocular más o menos comprimida. Entre el musgo de la umbría, muy abundante como en Zempoala.

 

3 de marzo de 1940.

Desierto de los Leones, subiendo hacia Peñas Carolinas.

 

Bosque de oyameles con subvegetación de Senecio cinerarioides, Sentolucanus, S. prenanthoides, S. Barba, S. johannis, S. angulifolius ver también S. platanifolius Hemsl., Sanguis, sorbae, Stevia monardaefolia, Calamintha macrostema, Fuchsia micropylla, Alchemilla sialdaefolia, A. subalpestris, Eupatorium Patzcuarense, etc. etc. Senecio Andreuxii.

 

En la parte más alta se encuentran en el sotobosque de oyameles Ribes affine ribes, ciliaris, Sambucus, Salix cana y en la zona rocosa Echeverría, Mahonia ilicina, Arctostaphyllos arguta.

 

Otros aspectos que llaman la atención es que en algunos recorridos, el Dr. Miranda hacía esquemas para explicar la distribución de la vegetación o de las especies en función de factores físicos ambientales (Fig. 50). En otros se indica el itinerario, el medio de transporte, los acompañantes y otros detalles (Figs. 51 y 52).

 

Cuadro 3. Recorridos de campo del Dr. Faustino Miranda en el año de 1940.

21 enero

La Malinche.

28 enero

Nevado de Toluca.

4 enero

Desde S. Rosa al Desierto de los Leones (2900 m) y a la Venta

 

(2750 m.).

18 febrero

Desde Contreras a Valle Alegre.

25 febrero

Al Telapón desde Valle Grande y descenso a Río Frío.

3 marzo

Desierto de los Leones, subiendo hacia Peñas Carolinas.

22 marzo

Cerro Gachupines (faldas)

24 marzo

El Parque (Salida 7: 45 estación Buenavista y 8:30 Mixcoac;

 

vuelta a las 6 y minutos estación El Parque).

31 marzo

El Parque y Sierra del Tepoxteco.

14 abril

Zempoala.

21 abril

Nevado de Toluca.

S/N abril

Orizaba.

5 mayo

Cuernavaca (1550 m).

10 mayo

Lomas de Chapultepec.

12 mayo

Desde Llano Grande a San Rafael.

15 mayo

Lomas de Tacubaya.

19 mayo

Desierto de los Leones a Contreras.

24 mayo

Pedregal de S. Ángel cerca de Tizapan.

26 mayo

Peñón de los Baños.

29 mayo al 1 junio

Pico de Orizaba desde S. Andrés Chalchicomula (con

 

itinerario).

9 junio

El Chico.

23 junio

Cacahuamilpa.

30 junio

Parres a Milpa Alta (Con club Explor. Méx. F.C. Cuernavaca

 

7:45).

14 julio

Cerro del Pino.

21 julio

Desde Parque a Tepoxtlán.

4 agosto

Del bosque a Alarcón (por vía F.C.)

11 agosto

San José Cuautepec, Cerro Cuautepec.

17- 19 agosto

México, Tehuacan, Córdoba.

1 septiembre

Pedregal de S. Ángel al Cerro de Zacatepec.

15-16 septiembre

De S. Andrés Tenejapa a Zongolica y vuelta.

2-3 noviembre

Desde Amecameca; se duerme en el campamento de

 

Chalchoapan al pie del glaciar del cuello.

17 noviembre

Desde Zumpango, por la carretera del paso de Cortés.

8-9 diciembre

Pachuca, Huasca, S. Miguel Regla, Huasca, Omitían, Pico

 

Zumate (o Roca de Omitían), Real del Monte.

15 diciembre

Tepoztlán, Ixcatepec, Amatlán, Tlayacapan, Oaxtepec,

 

Cocoyoc.

 

COMENTARIOS

 

El valor científico e histórico de las libretas de campo del Dr. Faustino Miranda González es inestimable. Por ello, es de gran importancia tanto preservarlas como que su información esté al alcance de los investigadores interesados. Además, debería ser posible acceder a los datos con la tecnología actual.

En el presente capítulo se mostró un resumen de los avances que se tienen hasta ahora. Se ha hecho un balance de lo que se ha terminado hasta la fecha y se estima un avance del 80%. En virtud de ello se piensa que es muy posible que durante el presente año se esté en condiciones de producir el material en multimedia.

Sabemos y nos preocupa que se queden algunos trabajos pendientes, como lo es la parte técnica correspondiente al segundo desplegado de la base de datos, que fue previsto para actualizar la información contenida en las libretas. No obstante, estas y otras tareas podrán ser llevadas a cabo por otros investigadores.

 

AGRADECIMIENTOS

 

Este ha sido un trabajo de equipo, por ello queremos agradecer su esfuerzo a Magda Gómez Columna, Ma. de Jesús Luna Monsalvo, Lilia Ma. Gama Campillo, Rosalinda Ramírez Chang, Policarpo Ronzón Pérez, Juan Chávez, Lamberto Aragón Axomulco y Ma. Victoria Méndez Olarte.

También agradecemos a los doctores Arturo Gómez-Pompa y Antonio Lot-Helgueras por su lectura y comentarios al manuscrito. Al Dr. Octavio Rojas Soto por su trabajo fotográfico y por su revisión del texto.

Igualmente, agradecemos a la Comisión Nacional para el Uso y el Conocimiento de la Biodiversidad (CONABIO), el financiamiento que nos otorgó para llevar a cabo la primera etapa del proyecto.

 

NOTAS:


 

[1] La redacción, ortografía y abreviaciones corresponden tal cual a lo escrito en la libreta. La misma regla se sigue en las citas de las páginas subsecuentes.

[2] F. Miranda y E. Hernández X., "Los tipos de vegetación de México y su clasificación", Boletín de la Sociedad Botánica de México, núm. 28, 1963, pp. 29-72.

[3] E. García, C. Soto y F. Miranda, "Larrea y clima", Anales del Instituto de Biología (UNAM), núm. 31, 1960, pp. 133-171.

[4] J. Rzedowski, "Faustino Miranda, 1905-1964", Britonia, núm. 19, 1967, pp. 95-98.